02 CATÁLOGO

Por Materia

Dos instrumentos

Disembodied (2018)

Para clarinete, clarinete bajo, electrónica y vídeo. Videocreación de Marta Azparren.



Plantilla: cl | cl.b | electrónica (4 canales) | vídeo
Fecha: 2018
Duración: 40'07"
Estreno: Festival NAK, Civivox Condestable, Pamplona, 28/9/2018. Dentro del espectáculo "La luz de Dreyer".
Equipo artístico: Uxue Roncal y Javi Pérez (clarinetes), Marta Azparren (puesta en escena), Sergio Blardony (electrónica).
Partitura: PDF
Grabación: Vídeo realizado por el Festival NAK. [YouTube]
Comentario: Disembodied es una obra realizada a partir de la videocreación del mismo nombre de Marta Azparren, sugerida a su vez por La pasión de Juana de Arco de Carl Theodor Dreyer. Marta Azparren aisla en su vídeo todo el metraje desposejéndolo de cualquier alusión al cuerpo. La obra musical trabaja en el mismo sentido, utilizando cuatro versiones del Offertorium del Officium Defunctorum de Tomás Luis de Victoria. El Offertorium es la parte de la liturgia en el que se presenta el cuerpo de Cristo. El procedimiento consiste en el despojamiento sonoro de la esencia vocal –lo que más cerca puede estar del concepto “cuerpo humano” en la música- a través de diferentes procesos de filtrado de frecuencias, así como otros relativos a la reverberación. La utilización de cuatro versiones permite jugar con diferente materia sonora, que en su origen tiene afinaciones distintas y que texturalmente también se diferencia.
Los instrumentos acústicos –clarinete en Sib y clarinete bajo- se moverán constantemente bajo un prisma que también se relaciona con el despojamiento del cuerpo: se trataría de omitir la característica sonora más evidente del instrumento, cortando tanto el ataque como el final del sonido. Quedándose con ese punto intermedio del proceso sonoro, se evita el reconocimiento del cuerpo sonoro que caracteriza el timbre instrumental. Obviamente, el ataque no puede físicamente eliminarse en la interpretación instrumental en escena. Por tanto, se trata de “esconder” esos aspectos que caracterizan a los clarinetes para ir en busca de otros relieves sonoros. Por supuesto, será el trabajo con la electrónica el que proporcione una mayor libertad y efectividad a este despojamiento, por lo que el procedimiento compositivo no se concibe por separado, sino en estrecha interrelación. Sólo puntualmente se trabajarán los instrumentos en este aspecto.

Por otro lado, el Offertorium de Victoria, también sirve como material sonoro a partir de la siguiente idea, vinculada igualmente con la pérdida del cuerpo. Si pensamos en el discurso de Victoria como una representación metafórica del cuerpo (a través de una idealización formal  que conduce al reconocimiento de símbolos y objetos que se relacionan retóricamente con su función religiosa), podemos pensar que un “estiramiento” de esa forma –es decir, una ampliación exagerada de la duración de determinada estructura melódica, contrapuntística, etc.-, o al revés, una reducción de la duración también desmedida, que se convierten en recursos que nos sustraen del reconocimiento del cuerpo, de esa metáfora encarnada en el discurso renacentista de Victoria.