02 CATÁLOGO

Por Instrumento

Tractos: anatomía del tránsito (2014)

Cuarteto de saxofones (2 sopranos y 2 bajos), electrónica y vídeo. Videocreación de Marta Azparren.



Plantilla: 2 sax soprano | 2 sax bajo | electrónica [4 canales] | video
Fecha: 2014
Duración: 24'
Videocreación: Marta Azparren.
Estreno: Festival COMA'14, Sala Berlanga, Madrid, 04/12/2014.
Cuarteto de saxofones SIGMA Project, Marta Azparren (puesta en escena).
Partitura: PDF (edición del autor).
Grabación: Sala Berlanga SGAE (vídeo).
Comentario: Tracto es originalmente una obra videográfica de la artista visual Marta Azparren con música de Sergio Blardony, realizada como parte del espectáculo “La geometría y el temblor: música / poesía / arte en escena”. La pieza indaga en el interior de un saxofón bajo, concretamente se trata de una endoscopia al instrumento Selmer Serie III de Andrés Gomis, miembro de SIGMA project que colaboró también en la grabación de las muestras que hicieron posible la realización de la parte electroacústica de la propuesta.

Tractos es una extensión de la idea original, tanto en lo musical como en la parte videográfica y de puesta en escena, que pretende establecer un juego entre interior y exterior.
Se establece así un diálogo en varios frentes: lo fijado (grabado, es decir, escrito) confrontado al tiempo real en el cuarteto de saxofones. El interior del instrumento (visual y sonoro) y su exterior (igualmente visual y sonoro). Y finalmente, en el sonido musical procesado electrónicamente (interior) y el sonido acústico (exterior). A su vez, en la parte instrumental, se vuelve a dar ese diálogo en el plano formal y discursivo: elementos que se ponen en relieve y otros que se funden con la electrónica o se ocultan deliveradamente… Se podría hablar de otra vuelta de tuerca, de una [re]representación de esa dualidad en una de sus partes, como ocurre también, de algún modo, al final de la videocreación original, donde –sin perder la perspectiva del adentro- se atisba una realidad que ya nos habla de lo irreal y extraño que es lo que hay afuera… ¡Ahora que nos habíamos acostumbrado a vivir en ese claustrofóbico interior!